martes, 1 de diciembre de 2015

Con pocas horas de sueño y mucha cafeína en el cuerpo

"In modern math, we create a new world in which numbers come alive as vector spaces. Each of them has a rich and fulfilling personal life, and they also have more meaningful relations with each other, which cannot be reduced to mere addition and multiplication. Indeed, we can subtract 1 from 2 in only one way. But we can embed a line in a plane in many different ways."
Edward Frenkel en Love and Math.
Es cierto, las matemáticas actuales están más que vivas. Tras su formalismo se esconden profundas verdades que van más allá de meras curiosidades envolviendo las operaciones aritméticas aprendidas en la escuela. A través de ellas se pueden explorar los secretos más íntimos del universo; incluso podemos incursionar en universos distintos al nuestro y estudiar su naturaleza y posibilidades. Ellas, por supuesto, también tienen interés por sí mismas y son un fascinante mundo por descubrir. Pero tranquilo querido lector, ya casi acabo con las mates. No pienso centrarme en ellas hoy. Siento mucho si esta inusual forma de empezar acaba de herir tu memoria recordando traumas ya superados; un enhorabuena, por el contrario, si no fue así.